Bienpensante


el disco, el pasado
February 3, 2009, 3:16 pm
Filed under: idealismo, pop

Estaba sentado en Retiro esperando la llegada de un micro procedente de Córdoba que traía a mi madre. Había llegado visiblemente temprano. Mamá me avisaba por mensaje de texto que estaban en Escobar, recién. Calcule 45 minutos de tedio en la terminal esperando hasta que el micro llegue. Tuve, e insisto, tuve que comprar una revista.
Hace unos meses deje de comprar la revista Inrockuptibles, un poco porque me empezó a aburrir, y otro poco porque alguien que respeto tímidamente, al pasar, me había dicho que se estaba yendo a pique. Compre, desde ya, Inrockuptibles, un tanto para pasar el rato y otro tanto por nostalgia a esos meses en que la compraba ilusionado de que me contaran algo de lo que me estaba perdiendo.
Debo haber pasado 4, 5 páginas a lo sumo, sentado en uno de esos asientos amorfos de Retiro, cuando me encuentro con una reseña chiquita, corta, de una película que se acaba de re-editar en DVD. No importa cuál era, no viene al caso. Lo que me hizo detenerme en la reseña, aunque sea un minuto más de lo habitual, fue una especie de mención critica y levemente sarcástica a lo que, según el periodista, era la “Era de la pauperización del mp3“.
Me detuve ahí porque es un tópico con el que estoy topándome todo el tiempo últimamente. Esa reivindicación del disco que no quisiera acusar de acomodaticia con la industrial musical, porque no me consta que en todos los casos sea así. Todo el mundo reivindica el disco ahora, eso sí. Y en un amplio espectro además: desde amigos trinteañeros muy boludos de unos primos, que se quedaron visiblemente afuera de todo, y que se agarran del compact como si significara algo aun cuando sólo tengan el ultimo CD de Los decadentes, hasta “periodistas especializados”, como este pibe que escribe en la Inrocks. Puedo entenderlo de músicos “consagrados” que se alimentan una y otra vez de esto y a los que “vender discos” (en serio pregunto: ¿alguien compra discos porque quiere escucharlos? entiendo que quiera tenerlo como fetiche, para tocarlo, acariciarlo, masturbarse con él, vaya uno a saber. Pero ¿para escucharlo? ¿en serio?) sigue resultándoles algo conveniente. Entiendo que digan que “El compact suena mejor” aun cuando me parece una afirmación súper discutible. Entiendo porque lo hacen.
Sin embargo y a pesar de que los periodistas de rock participan aunque sea marginalmente de la industria del disco, me cuesta mucho creer que en serio, hoy por hoy, creen que pasa algo mejor o peor que cuando escuchábamos música en CD, o que cuando armábamos cassettes para el Walkman (todavía se usaba en mi pubertad, cuando empecé a escuchar música que yo elegía) o que cuando la escuchaban nuestros padres en vinilo. “¿Por que es “pauperizante” el mp3?” me preguntaba, sinceramente sorprendido. Y escribiendo esto me di cuenta, que en realidad, lo que esta puesto en cuestión ahí no es ya sólo en que formato la gente escucha música (digámoslo: la mayoría de nosotros quiere escuchar los discos, nos interesan las canciones, y cuanto antes y más rápido podamos hacerlo, mejor) sino como la gente habla y circula en el mundo de la música. Por la misma razón que yo ya había dejado de comprar la Inrocks (porque ya no me decían nada nuevo, porque ya me enteraba por otro lado) es que esta gente se ve arrojada a escribir esto, a reivindicar la era de la cinta magnética, a reivindicar una era perdida de radios, cassettes y disquerías, que ya no está y que lo único que evidencia es que los críticos de rock, pretendidamente sentados en el parnaso de la autopista de la información, también envejecen y también pueden quedarse afuera.


2 Comments so far
Leave a comment

Acertadísima crítica cultural. Como suele decir un amigo, ya un habitué de este blog: “Para cuando la revista?” (aunque en este contexto parece una pregunta ociosa)

Comment by Roger

Los periodistas de rock nacieron muertos, y toda esa pavada de que el mp3 “pauperiza” a la música está ree digitada por las discográficas.
En un número de la infame Rolling Stone viene una nota acerca de eso, que está ilustrada con un dibujo en el que se ve en primer plano a alguien sentado en un restaurant en el que en lugar de comida se sirven “discos”. Por la ventana del restaurant se ve a unos tipos que están comiendo unas hamburguesas en forma de CD con la sigla mp3 escrita.
En ese mismo número hay una entrevista a Brascó y una nota sobre toda esa bazofia de la cultura gourmet o como se llame.
EStá bueno que hayas escrito una crítica a toda esa pelotudez.

Igualmente, no me parece que se pueda festejar tan fácilmente el “final” de la era del disco, o si de verdad va a resultar en mejores (más democráticos, ponele) modos de escuchar, producir y vender eso que hoy llamamos música y que decididamente ya no podemos pensar por fuera del disco (de su registro) sea en formato mp3 o lo que sea.

Saludos che

Comment by mauro




Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s



%d bloggers like this: