Bienpensante


Música para neuróticos
March 31, 2009, 3:49 pm
Filed under: pop, special guest | Tags: , ,
"el arte nos libra ilusioriamente de la sordidez de ser"
F. Pessoa

El habitual tinglado de aviones de cabotaje de la costanera norte sirvió, otra vez, este martes, para que Radiohead colgara su adeudada presentación frente al público más alucinante del mundo. Vinieron, tocaron y se fueron. Quedaron algunas preguntas.
1. ¿Qué redención nos propone T. Yorke? El freak que la pegó. Las parábolas engendran parábolas, y el cantante de la banda, es a todas luces, el chico que las chicas no miraban, el rarito, el feo, deforme, no prototípico que alberga un corazón sensible, una habilidad lírica y siempre muy buenas intenciones. El arte es para todos. Hasta el más solar quarterback de la prepa supo ver desde la gleba alzarse otro hermoso perfil victorioso para eclipsar el sol en una tarde verde, en un campo a rayas blancas, condenado a la sombra, caminando hacia el vestuario, compartió una mirada con Yorke. Todos fuimos el deforme, todos fuimos el feo, todos soñamos con una guitarra eléctrica para desquitarnos. Tom lo logró ¿A quién no se le piantó un lagrimón adolescente con la distorsión de creep? Ahora, a quién le sigue diciendo algo? Lo malo que tiene el arte, es que también pasa de moda. Qué queda, para todos los que fuimos a ese recital, más allá de los dramones (rollos se decía por la época?, na, estoy superponiendo con Montaña Rusa) del turno, el primer sexo, la hoquedad de las palabras confirmada activamente. El deleite de mentir. La derrota por goleada, el corazón partío. Qué hay del arte de Radiohead hoy? Cuál es su valor? Habernos acompañado en tantos momentos aciagos al lado de ICQ, meciéndonos hacia la desesperación. Con un poco más de decoro, y un par de años más encima hasta por ahí zafábamos (mutuamente, reflexivamente, entre todos, somos más) de la coacción social y en vez de tirarlos en el evento (porque había que ir) nos hubiéramos gastado los 300 mangos en algo más divertido, más rico, más suave al tacto, más denso metafísicamente.
2. ¿Qué hay más allá de la técnica? Sí, mucho mucho dinero da el arte cuando se la pega en grande y uno puede viajar a continentes ajenos con aviones repletos de equipos manufacturados y envasados con extremo cuidado y proles de camisetas y pantalones negros, handies, y colgantes con pases de backstage que corren de acá para allá, siempre con algo que hacer mientras el guitarrista y el bajista hablan por teléfono con sus hijos o toman un birra y juegan al playstation. Madera, metal, blanco, azul, rojo, las texturas posibles de ese escenario de luces bien buenas montadas y traídas por técnicos avezados. Hacía falta tanto. A mí Silvio Rodríguez me ponía la piel de gallina con discos grabados con una criolla microfoneada.
3. ¿Y el disco nuevo? Un discazo de mierda. Más allá de la cuestión de economía política relativa a la venta minorista. Yo quiero decir que el disco ese es una bosta (salvo por un tema, house of cards) que estos pibes además de las metáforas parecen haber extraviado el sonido, que de si quería tanto punchi me compraba la entrada del southfest y que traer a Kraftwerk antes no redime ni justifica la locura tech. Que los seguíamos por otras cosas. Y una aclaración para la grey: sí, efectivamente, ejecutaron con precisión todas las canciones, sonaron perfecto. Y hasta con meneo de cabeza de Tommy. Supongo que después de tantos años de repetir las mismas canciones juntos se podía esperar. Son profesionales, a 100 dólares el ticket. Qué fuimos a buscar? Algo que no podíamos encontrar, algo que sabíamos que no ibamos a encontrar, y sin embargo, neuróticos, snobs, fuimos. A mí, por ejemplo: ese primer deslumbramiento adolescente con el solo final de Blackstar no me lo devuelve nadie y además, fui al pedo, no la tocaron.

Heinrich Terbeck
corresponsal en el Principado.


2 Comments so far
Leave a comment

Heinrich Terbeck, es usted el único que fue capaz de poner en palabras (y lo que es más importante aún: con conocimiento de causa o en criollo, habiendo pagado la entrada) los motivos por los que no quise asistir a ese multitudinario evento.
A pesar de no tener un par de años más, probablemente tenga un par menos, me ahorré los 300 y más aún, me arrogo el decoro.

Comment by Robledo Puch

Porque todavía escucho The Bends cuando es necesario (mientras me baño a la noche) no pagué esos dólares que, acusan claramente al comprador de tal experiencia etérea, como un snob inconcluso… Prefiero la explicites y la pornografía barata y descarad (redundancia) a de Kiss en la 3ra edad…

Comment by Juan F. ( de fantástico) Ruocco




Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s



%d bloggers like this: