Bienpensante


13
August 22, 2009, 7:37 pm
Filed under: ficción, habla, memoria, idealismo, pop

Tenia una extraña relación con el numero 13. Cuando trabajaba en la New Yorker acomodando papeles, siempre lo fascinaba eso de que en los ascensores no se pudiera marcar el 13, digo, más aún, que los edificios no tuvieran piso 13. Él mismo, en el departamentito que había alquilado cerca de Abingdon Square, tenía en su puerta el número 14, que en realidad era el 13. La misma fobia de estos muchachos hacia el numero, él ya la tenia contagiada: cuando se fue de viaje al Atuel, me contó una historia de uno de sus paseos, por el cañón: «iba medio obnubilado, con el auto solo con el cambio puesto, sin acelerar, por un camino de ripio precario, adentro del cañón. El auto quedo fijo a 13 km/h y me puse un toque paranoico, suponiendo no sé que tragedia. Puse música para olvidarme y para poder ver eso bien. En el stereo del auto sonaron los Kings of convenience, y te juro que la voz de esos noruegos, con la ventanilla completamente abierta, sin ninguna persona alrededor a kilómetros, sonaba con una acústica espacial, como no escuche nada nunca. Increíble. Y vos escuchaste el stereo del auto, es una mierda»
Unos meses atrás, mientras pedí fondos y equipamiento para irme a grabar ahí mismo algunas cosas, no tuve forma de explicar por qué mierda iba a ese páramo a grabar rock…


Leave a Comment so far
Leave a comment



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s



%d bloggers like this: